Al Vicente Calderón le queda poco para ser historia: comienzan las obras para demoler la tribuna principal