El vicepresidente de Ecuador preferiría un poco de exceso de libertad de expresión a ninguna