La víctima de ‘La manada de Sabadell’ vive atemorizada por sus presuntos agresores