Un quitamiedos mal colocado la dejó en muletas de por vida: aún lucha porque lo arreglen