La vida de Lorca, paralizada