Una empresa audiovisual lleva dos años engañando a Internet con virales falsos