Vigilantes insultados y atacados con gas pimienta en un centro comercial de Esplugues de Llobregat