Ayuntamiento y autoridad Portuaria siguen traspasándose la responsabilidad del derrumbe de Vigo