Alcanar las riadas de barro arrastran coches y ponen a temblar las casas