La clave del caso de la violación grupal de Sabadell: saber quién agredió sexualmente y quién miró sin evitarlo