El llamativo tatuaje de uno de los miembros de 'La Manada' de Bilbao, clave para que el grupo fuera identificado