El violador en serie de Gipúzcoa: un hombre corpulento, de 35 años y padre de familia