El jefe de la banda de violadores del parque del Oeste reconoce que pudo hacerlo