Las calles del centro de Barcelona siguen siento un territorio hostil para los turistas