Una cita médica evitó que la hija mayor del matrimonio de Burgos estuviese en el momento del crimen machista