Los maltratadores tendrán libertad vigilada para evitar que reincidan