Seis mujeres muertas en nueve días