Recibe un puñetazo por quejarse a una madre de los chillidos de su hijo