Los violentos vuelven a dar la nota antes del partido en el Calderón