Los bebés, más vulnerables al virus respiratorio sincitial