Las calles de Vitoria se convierten en Venecia tras un intenso aguacero