'Manipuladora', la palabra odiada por las españolas