El volcán ha costado más de 1.200 millones de euros a las aerolíneas