"No me voy a comer ningún marrón"