Vuelta a casa de policías y guardias civiles tras meses convulsos desplegados en Cataluña