Los 'yayoflautas' invaden las farmacias catalanas