El yerno de los Tous, no culpable