Yoga contra los estereotipos y las etiquetas: Ni blanca, ni con cuerpo de revista