El yoga, ¿mejor en el aire?