No eran besos "robados", eran abusos sexuales