Los ‘yuccies’ llegan para sustituir a los hípsters