El sujetador más caro del mundo cuesta más de tres millones de dólares