Altair, el águila imperial de los internautas