Los hielos de la Antártida sufren un proceso acelerado de adelgazamiento