Apple y Google buscan exclusividad en los juegos móviles