Dos potentes imanes destrozan un reloj de Apple valorado en 9.000 euros