Arranca el MWC de Barcelona: ¿qué nos preocupa más de un smartphone?