El Atlantis, al museo