Barroso insiste en la ilegalidad de la "acción oro" y aplicará la sentencia en el caso de Portugal Telecom