Basura espacial pasa de largo sin afectar a Estación Espacial Internacional