La Biblia olvida el papel y abraza Kindle en un hotel de Reino Unido