La biometría, la última batalla de los suplantadores de identidad