Borrar nuestro rastro de la Red, una difícil tarea