Cinco CCAA absorben 76,2% del gasto I+D, que apenas crece en relación al PIB