Casamiento entre primos, ¿por qué no?