Catalá asegura que "no hay una maldición divina ni tara" que impida mejoras tecnológicas en la Justicia