Un chip en el uniforme de los estudiantes para detectar cuándo faltan a clases