Científicos de Nueva York trabajan con un fármaco experimental que borra recuerdos