Crece el número de adictos a los videojuegos y las nuevas tecnologías