El Curiosity confirma que un viaje a Marte supera los niveles de radiación